Nuevo capítulo de aranceles entre China y EEUU. El Gobierno del gigante asiático ha anunciado que reducirá a la mitad los aranceles a productos estadounidenses por valor de 75.000 millones de dólares (68.162 millones de euros). Este paso, que entrará en vigor a partir del 14 de febrero, forma parte de la primera fase del acuerdo comercial firmado por ambas partes el pasado 15 de enero.

Entre los 1.717 productos beneficiados figuran la carne de cerdo, aviar y vacuno, el marisco, el caviar, la soja, el whisky, algunos de la industria automotriz y química… Todos ellos tendrán un arancel que pasará al 5% y 2,5% respecto al 10% y 5% actual. Bajo este acuerdo y después del paso de Pekín, EEUU rebajará los aranceles del 15 al 7,5% a productos chinos por valor de 120.000 millones de dólares (109.060 millones de euros) a partir de la misma fecha.

No debería ser una noticia sorprendente, ya que esto viene después de que ambas naciones acrodasen en las negociaciones de la Fase 1 que reducirían los aranceles sobre los bienes de cada uno como parte del acuerdo.

Con todo, el anuncio del Gobierno chino no es casual. Llega en un momento de incertidumbre en el que nadie sabe los efectos del coronavirus -que comenzó a finales de enero- en la economía del gigante asiático. Así, las autoridades han aprovechado este mensaje con el objetivo de que “se relajen las tensiones económicas y comerciales y se amplíen la cooperación”. Con todo, China ha añadido que futuras medidas de este tipo dependerían del desarrollo de las relaciones entre ambos países.

Cualquier movimiento para reducir la tensión siempre es bueno y especialmente, cuando el mercado está abrumado por las noticias del coronavirus. El anuncio sobre los aranceles es refrescante“, ha asegurado Tommy Xie, analista de OCBC Bank.

EEUU y China mantienen una guerra comercial desde marzo de 2018 que ha supuesto una escalada de tensión entre ambas potencias con diversas ramificaciones no solo económicas.